Y la soledad se acurrucó en mi regazo, el silencio me cubrió como una manta y el dolor se encarno en mí… Así, así es vivir sin ti.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar