Lunes, 6p.m.

Ese lunes el mundo se detuvo y luego empezó a avanzar tan lento que no tenía sentido, ese día las palabras no sonaban igual, eran incomprensibles, los rostros de las personas eran diferentes, eran amargos y turbio, pero el día lucía estúpidamente hermoso, era lunes eso lo sé bien, el reloj marco las 5:50 p.m. y el sol del atardecer se introducía por la ventana e iluminaban las paredes blancas de la habitación, ese día el aire era más pesado y difícil de respirar, las manos me temblaban, el nudo en mi garganta se hacía cada vez más grande y el corazón me latía tan rápido que sentía que se iba a salir de mi pecho, que iba a explotar, el reloj marco las 6:00 p.m. y nada volvió hacer igual, el ángel de la muerte se detuvo en esa habitación donde el sol se introducía por la ventana e iluminaba las paredes blancas, donde todos esperábamos un milagro, donde solo había corazones rotos y almas desgarradas, donde era imposible llorar por que ya no quedaban lágrimas, ahí se detuvo y se fue con quien más amábamos…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: