La oscuridad.

No logro saber si es de día o es de noche, no sé cuánto tiempo llevo aquí, tal vez unas horas o meses o a lo mejor toda una vida ¿Cuándo acabara?, no logro moverme, ni siquiera un poco, ya no siento dolor, no siento nada, solo la siento a ella a esa Oscuridad fuerte, densa  y amarga, que se inyecta en mis venas, se introduce en mis huesos, presiona mi pecho, corta mi respiración y me hace sentir su esencia, su sabor se queda en mi boca, su olor se impregna en mi piel, y por más que quiera liberarme de sus afilados dientes siempre terminan como puñales en mi alma, sin piedad se adueña de mis recuerdos, de lo que fui, de lo que soy, de lo que algún día quise ser y me deja sin nada, me deja desnuda Y frágil en medio del desierto, expuesta a mis temores, a la soledad más hostil, al silencio absoluto, no sé por qué estoy aquí o cuanto durara, solo sé que debo resistir, solo sé que debo seguir respirando…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: